Enter your keyword

En busca de la maleta perfecta

En busca de la maleta perfecta

Por fin llegan las vacaciones, el momento más deseado del año ya está aquí y con él unos días de relax en la playa, la montaña, una escapada urbana o unos días tranquilos con la familia en el pueblo.

Si os gusta viajar tanto como a nosotros seréis de los que empiezan las vacaciones 5 meses antes, jajaja. Escoger destino, planificar el viaje y decidir más o menos qué hacer durante las vacaciones es parte del viaje y en nuestro caso siempre lo hacemos de muy buen grado. Lo que no nos gusta tanto es hacer las maletas que es un paso muy importante en la preparación de un viaje y que se suele dejar para el último momento.


Por eso os queremos ayudar en esta ardua tarea ya que con los años y las características de nuestros viajes hemos llegado a ser unos auténticos profesionales haciendo las maletas. Pensad que en nuestros viajes de moto las “maletas” tienen un espacio muy reducido y en los viajes de buceo nuestro equipo viaja con nosotros por lo que con el paso de los viajes hemos elaborado unas técnicas muy depuradas que queremos compartir con vosotros.

1. TIPO DE VIAJE


Antes de empezar con la maleta tenemos que tener una serie de cosas claras de nuestro viaje.

  • Haremos nuestra maleta en función del lugar al que vayamos. Antes de comenzar a preparar la maleta es conveniente consultar en páginas y foros de internet las opiniones y consejos de otras personas que hayan visitado ese mismo lugar. También es fundamental saber el tiempo que hará en nuestro destino.
  • Si se viaja en avión la política sobre equipaje de mano y equipaje facturado depende siempre de la aerolínea por lo que es aconsejable informarse de las medidas y tamaños de los equipajes (tened siempre como referencia la compañía más restrictiva si no queréis tener ninguna sorpresa a la hora de facturar).
    Aunque no se disponga de límite de espacio y de peso en la maleta, llevar cosas de más que seguramente no van a usarse … nunca es aconsejable. Ser prácticos y pensar en nuestra comodidad siempre es un punto a favor.
  • Es imprescindible planificar la maleta en función de las actividades y de la duración del viaje. No es lo mismo estar todo el día tumbado al sol, que recorrer una ciudad entera o hacer una excursión por el campo.

2. ELECCIÓN DEL EQUIPAJE

  • Elaborar una lista con la ropa y artículos imprescindibles que se vayan a necesitar es la opción más cómoda y útil para asegurarse que no se olvida nada.
  • Es aconsejable hacer otra lista con las prendas que llevaremos en función de los distintos “modelitos” de cada día. Planificar qué ropa se va a usar según las actividades que vamos hacer durante el día es bueno para llevar sólo las prendas necesarias. Si no se dispone de mucho espacio en la maleta, lo más práctico es elegir prendas combinables entre si para crear diferentes “looks” con la menor ropa posible.
  • Evitar los “por si acaso” en la medida de lo posible. Muchas veces llenamos la maleta con prendas adecuadas para situaciones hipotéticas que en la mayoría de los casos nunca llegan a darse.
  • Las piezas que ocupen mucho en la maleta (una chaqueta, un pantalón largo, unas bambas, …) llévalas puestas durante el trayecto.
  • Lleva sólo un par de zapatos de repuesto, recuerda que llevas unos puestos. Es lo que más ocupa y lo que más pesa. No necesitas un par para cada día. El calzado debe ser, ante todo, cómodo.
    Si vas a hacer excursiones es imprescindible llevarse calzado deportivo pero como es el que pesa más lo puedes llevar puesto. Añade unas chanclas para la playa y listos.
  • Si en tu destino existe la posibilidad de lluvias … chubasquero mejor que paraguas.
  • En el neceser no incluyas cosa supérfluas, no hace falta que te pongas mascarilla en el pelo todos los días. Por más que quisieras llevar todos tus cosméticos favoritos, tendrás que sacrificarlos por otras cosas más necesarias. Para el viaje, consigue las versiones mini de tus cosméticos.
  • Además de los medicamentos que puedas estar tomando nunca está de más incluir en el equipaje un botiquín con los medicamentos de uso más frecuente: paracetamol, ibuprofeno, pastillas contra el mareo, desinfectante, tiritas, etc. No intentes hacer que quepa todo el botiquín en la maleta. Coge sólo unas cuantas pastillas por si las necesitas y haz fotos de la posología.
  • Un pequeño costurero te puede sacar de algún apuro (un poco de hilo, aguja y una pequeña tijera).
  • No olvides meter alguna bolsa de plástico vacía para la ropa sucia y una pastilla de jabón de manos por si hay que lavar de urgencia alguna prenda.
  • Antes de empezar a meter las cosas en la maleta, disponer de todo bien doblados sobre la cama es útil para hacerse una idea del espacio que ocupará todo.

3. MONTAR LA MALETA

  • Colocar primero las prendas que pesen más (zapatos, vaqueros, neceséres, …) en la parte inferior y dejar las más delicadas (vestidos, camisas, …) para el final.
  • Los zapatos aislados en bolsas para no ensuciar la ropa y encarados el uno hacia el otro. Así se cubren los huecos entre ellos y se va construyendo una maleta plana. Aprovecha el interior de los zapatos para guardar complementos, ropa interior o alguna cosa delicada.
  • Los zapatos y los neceséres colocarlos en el lado de las ruedas. Así, al levantar la maleta el peso de los zapatos y neceséres va abajo del todo y no aplasta y mueve lo demás.
  • Las prendas de lana, punto o algodón es mejor que vayan enrolladas, así ocuparán menos. Las camisetas enrolladas ocupan mucho menos y además no se arrugan tanto 😉
  • Las camisas “enfrentadas”, una sobre otra, y con los cuellos levantados. Abrocha siempre los botones de las camisas, especialmente los cuellos, para que no se abran.
  • Coloca los vestidos y las chaquetas al final, tendrán más aire y se arrugarán menos. Las chaquetas no deben ir abrochadas sino cruzadas con las mangas hacia delante y dobladas hacia dentro.
  • Los cinturones, mejor estirados siguiendo la forma de la maleta, pegados a las paredes interiores (enrollados ocupan más espacio).
  • Rellena los huecos con los complementos (ropa interior, cargadores de móvil, fulares) y impide así que el resto de ropa se mueva. Si quieres dejar espacio para los recuerdos y regalos puedes llenar los espacios de papel para envolver.
  • Si se factura la maleta, es aconsejable meter en el equipaje de mano algunos productos imprescindibles de aseo y ropa interior por si la compañía aérea pierde las maletas y tienes que sobrevivir sin tus cosas los primeros días de vacaciones.

MÁS TRUQUITOS

  • Si envuelves tus cargadores, audífonos y otros cables alrededor de una tarjeta de plástico, no se enredarán.
  • Si pones un objeto frágil en un calcetín, y luego en una zapato, no se romperá por más que tu maleta se sacuda en el viaje.
  • Si rellenas tu sujetador con calcetines, no perderá su forma.
  • Si le quitas la tapa al champú o gel para la ducha y envuelves el cuello del envase con plástico para envolver, cerrando con la tapa nuevamente, no se derramarán en el trayecto y no mancharán la ropa.

Por último un consejo: escanea todos tus documentos para llevarlos en el móvil por si te roban o pierdes la documentación.